7 sept. 2009

Maximum Ride


Gracias a Bella4ever por este cpitulo.


Capitulo 2

Me sacudí levantándome verticalmente en la cama, jadeando, con la mano en mi corazón.

No pude evitar chequear mi camisón. Ningún punto rojo del láser. Ningún agujero de bala. Me tire sobre la cama, débil con alivio.

Vaya, yo odiaba ese sueño. Era siempre el mismo: huir de la Escuela, siendo perseguida por Erasers y perros, yo cayéndome del acantilado, de repente, zas, alas, volar, escapar. Siempre despierto sintiéndome a un segundo de distancia de la muerte.

Nota mental: darle al subconsciente una charla respecto a: mejores sueños.

Hacia frío, pero me obligue a salir de mi acogedora cama. Limpie mi sudor, asombrosamente, Nudge puso la ropa lejos.

Todo el mundo dormía aun: yo podría tener unos momentos más de paz y tranquilidad, antes de comenzar el día.

Eche un vistazo a las ventanas de la sala camino a la cocina. Amaba ese punto de vista: las mañanas soleadas atravesando la cresta de la montaña, la claridad del cielo, las sombras, el hecho de no poder ver ninguna otra persona.

Estábamos en lo alto de la montaña, a salvo, solo yo y mi familia.

Nuestra casa tenia la forma de la letra E volteada sobre su lado. Las barras de la E suspendidas sobre rocas a lo largo de un empinado cañón, así que si miraba por la ventana, me sentía como si estuviera flotando. Si hubiese una escala de lo “cool” del 1 al 10, esta casa probablemente sería 15 fácil.

Aquí, mi familia y yo podíamos ser nosotros mismos. Aquí podemos vivir libres. Quiero decir literalmente libres, no como en, no en las jaulas.

Larga historia. Más sobre eso más tarde.

Y por supuesto aquí viene la mejor parte: no hay adultos. Cuando nos mudamos aquí, Jeb Batchelder ha tomado el cuidado de nosotros, como un padre. Él nos salvo. Ninguno de nosotros tenía padres, pero Jeb se pareció a uno lo más posible.

Hace dos años, había desapareció. Yo sabía que estaba muerto, todos lo sabíamos, pero no hablamos sobre eso. Ahora estábamos por nuestra cuenta.

Yep, nadie nos dice que hacer, que comer, cuando ir a la cama. Bueno, excepto yo. Yo soy la mayor, así que trato de mantener el funcionamiento lo mejor posible. Es duro, he ingrato trabajo, pero alguien tiene que hacerlo.

Nosotros no vamos a la escuela, así que, gracias a Dios por internet, de lo contrario no sabríamos nada. Pero no hay escuelas, no hay doctores, no hay trabajadores sociales golpeando nuestra puerta. Es muy simple: si no se sabe de nosotros, nosotros estamos con vida.

Yo estaba buscando comida en la cocina cuando escuche detrás mío un arrastre de pies.

-Buen día, Max-

No hay comentarios:

Publicar un comentario