9 may. 2010

Maximum Ride

Hola a todos por ahi!!!

Vengo con algo ni tan nuevo ni tan viejo solo atrasado por falta de tiempo y por falta de comunicacion, supongo. En fin, no se si recordaran que aqui estaba posteando los caps de este libro Maximum Ride por James Patterson, Si no lo recuerdan pues busquenarchivoas del blog y lo encontraran. En fin esta aqui de nuevo. Se los dejo bye.

CAPÍTULO 7
Traducido por Bella4ever
Corregido por Qwely


Verás, aquella pesadilla que tenía es realmente dura para contar, aparte de mi vida real. Mis amigos y yo realmente vivimos en un pozo negro apestoso y demoniaco, llamado la Escuela. Fuimos creados por los científicos, los batas blancas, quienes injertaron ADN aviar en nuestros genes humanos. Jeb había sido un bata blanca, pero sentía pena por nosotros, se preocupaba por nosotros y nos secuestro para llevarnos lejos de allí.
Fuimos niños pájaros, una bandada de seis y los Erasers nos buscaban para matarnos. Ahora ellos tienen a Angel de seis años.
Me di un fuerte empuje hacia abajo y luego hacia arriba, sentí los músculos de mis hombros trabajando para mover mis casi cuatro metros de envergadura.
Me ladeé bruscamente, dirigiéndome hacia el Humvee, un vistazo rápido atrás reveló que Nudge había saltado después de mi, luego Iggy, Gasman y Fang. En apretada formación nos desviamos hacia el coche. Fang arrebató de un tirón una rama de un árbol y lo lanzo directamente hacia abajo y se estrelló contra el frente del parabrisas del Humvee.
El vehículo viró bruscamente, una ventana cayó abajo. Sacaron un arma de fuego, a mi alrededor los árboles comenzaron a balancearse debido a las balas. El olor de metal caliente y el humo del arma llenó el aire, comencé a serpentear entre la línea de árboles, todavía rastreando el coche. Fang rompió el para brisas otra vez, las balas eran disparadas de varias ventanas. Fang sabiamente aumentó la distancia
-¡Angel!-grité-¡Estamos aquí! ¡Venimos por ti!
-Aquí arriba- llamó Fang, y vi un claro, quizás a unos ciento sesenta metros de distancia. A través de los árboles, yo apenas podría ver el contorno verdoso del Helicóptero. El Humvee saltaba pesadamente sobre la surcada carretera. Me encontré con los ojos de Fang y él asintió. Nuestra oportunidad seria cuando trasladarán a Angel del coche al helicóptero.
Sin embargo todo sucedió tan rápido. El Humvee frenó torpemente, deslizándose en el fango, la puerta se abrió de golpe y un Eraser surgió. Fang cayó sobre él, retrocedió con un grito, con su brazo chorreando sangre. El Eraser se apresuró hacia el helicóptero, lanzándose por la escotilla abierta. Un segundo Eraser mostró sus enormes dientes caninos amarillos, saltando del coche y lanzo algo al aire. Gritando, Nudge sujeto la mano de Iggy y se deslizaron rápidamente hacia atrás, habían arrojado una granada que explotó delante de ellos, esparciendo pedazos de metal y corteza de árboles por todas partes.
El motor del helicóptero agarro velocidad y yo salí disparada por detrás de los árboles. Ellos no iban a llevarse a mi bebé. Ellos no la llevarían de regreso a ese lugar.
Ari salió del coche, cargando el saco en el que estaba Angel metida.
Me tire hacia el helicóptero, el miedo y la cólera desesperada hicieron cantar a mi sangre. Ari lanzó el saco de Angel através de la puerta abierta, y saltó por detrás, el era un atleta increíble.
Con un rugido furioso, aparecí y me agarré del patín de aterrizaje cuando despegó. El metal estaba caliente por él sol y era demasiado amplio para sostenerse. Enganche un brazo tratando de equilibrarme, la masiva proyección a los motores casi quebró mis alas a la mitad, tiré de ellas y los Erasers se rieron, señalándome cuando cerraban la escotilla de vidrio, Ari estaba ahí y tomó un arma apuntando hacia mi.
- Déjame decirte un secreto, vieja compañera, vieja amiga- me gritó Ari-Lo tienes todo mal. Nosotros somos los chicos buenos.
-Angel- suspire cerca del llanto, Ari apretó su uña sobre el gatilló. El lo haría. Y muerta, no sería útil para nadie.
Con mi corazón rompiéndose, la deje ir, cayendo rápido, justo cuando vi una pequeña cabeza rubia alborotada sacudiéndose libre del saco.
Mi bebé volaba lejos, hacia su muerte.
Y, confía en mí sobre esto, hacia cosas mucho peores que la muerte.
---FIN DEL CAPITULO---

No hay comentarios:

Publicar un comentario