28 oct. 2009

Moonstone capitulo seis


"Allie." La voz de Kizzy fue amortiguada cuando ella miró detenidamente por la mirilla en su puerta de calle. Yo no podía culparla por ser cauteloso. Después de correr las tres millas que separaban nuestras casas en tiempo récord, me había precipitado a la puerta, corrí hasta las escaleras y golpee la puerta con el puño cerrado.


La puerta se abrió de golpe. La mano de Kizzy salió disparada, agarró mi muñeca y me dio un tirón hacia dentro del vestíbulo. Me incliné hacia adelante y apoye mis manos sobre mis rodillas, tragando el aire como un pez guppy sin oxigeno. Mi mechón de pelo empapado de sudor caía sobre mi cara. Kizzy lo cepilló atrás y lo metió detrás de mi oído. "¿Qué ha pasado? ¿Está tu madre bien? ¿Quieres algo de limonada?"


"Ninguna limonada," jadeé, tirando fuera el pendiente de bajo de mi camisa. "Lo devuelvo. Soy solo una niña, Kizzy. No estoy preparada para esto."


Kizzy echó un vistazo nerviosamente sobre su hombro hacia la cocina y puso un dedo en sus labios. Ella me condujo a la sala de estar y me señaló hacia una silla. "Mi hija está aquí. No es un buen momento para discutir de la moonstone."


"Bueno, bien, " dije, rebeldemente. "Te daré de vuelta la moonstone y saldré de aquí."


Kizzy me empujó atrás en la silla, se acerco y susurró, "¿pasó algo? ¿Con la moonstone, quiero decir?"


Le dije sobre Faye moviendo la piedra a una nueva posición y la sacudida que me dio poniendo a mi mundo girando en desorden.


Cuando terminé, ella dijo, "No puedes devolverla. Así dice esto en la profecía."


"¿Profecía? ¿Qué profecía? ¿Quiere decir que viene con instrucciones, como un manual mágico de moonstone?"


Mi voz se había elevado en un chillido. Yo sabía que estaba enojada pero las palabras solo siguieron saliendo. "¿Dónde está esta estúpida profecía? ¿Qué dice? ¿Por qué no me dijiste sobre ello el jueves?"


Kizzy agarró mi brazo. "Baja la voz, Allie. No quiero que Carmel se entere."


"¿Por qué?"


Kizzy metió la moonstone dentro de mi camisa con un apretón de manos. "Es complicado. Vuelve cuando ella se haya ido y contestaré tus preguntas."


Doblé mis brazos sobre mi pecho. "Dime ahora."


Otra vez Kizzy lanzo una mirada hacia la parte de atrás de la casa. Se mordió su labio y apunto hacia la puerta principal."Galería."


La seguí fuera y me apoyé contra el pasamano. Kizzy se instalo en una silla de mimbre.


"Si Carmel quiere la moonstone, ella puede tenerla," dije. "Después de todo, ella es tu hija."


Kizzy sacudió su cabeza. Líneas de Preocupación surcaron su frente. Ella arrancó un hilo flojo en su falda. "Antes de que mi madre muriera, ella iba a la deriva dentro y fuera del conocimiento. Sus últimas palabras fueron, 'la profecía de la moonstone... estas destinada a tenerla... lo lamento."


Miré fijamente a Kizzy, boca boquiabierta, tratando de entender donde encajo yo en este extraño escenario.


"Entonces, pensé que esto era absurdo, el balbuceo de una mujer que muere," dijo Kizzy. Señaló encima en la alta azotea con el tejado. "Embalé sus cosas y los almacené en el ático. Después de todo, la moonstone se había ido."


Mis dedos volaron a la moonstone. Podía sentir su calor a traces de mi camiseta.

"Mamá quería que se fuera de la casa. Ella se lo dio a Trilby, la hija de su ama de llaves."


"¿Trilby?" Repetí. ¿Podría ser mi Trilby? "¿Qué le paso a Trilby?"


"Ella tenía una cadena de mala suerte. Culparon a la moonstone. Para entonces, mamá estaba muerta entonces Trilby me lo devolvió. Esto fue cuando recordé lo que mamá dijo sobre una profecía. Lo encontré en el forro de su caja de joyas. Estaba escrito sobre un papel tan viejo y frágil que estuvo aparte de donde había sido doblado. El propietario original, el hombre que corto la piedra, tenía un sueño, una profecía, realmente."


"¿Puedo verlo? ¿Dónde está?"


"En un lugar seguro. Pero sé lo que esto dice, y sé que tu como se supone lo tiene."


Apreté mis dientes con frustración. "¿Cómo sabes esto?"


"Él lo escribió exactamente en el modo que se le apareció en el sueño. La moonstone ha pasado de persona a persona exactamente como se predijo. Soy la número cinco. Esto se termina en la seis. Claramente, tú, no Carmel, eres la número seis."


"¿Claramente?" Dije. "¿Según quién? ¿Está mi nombre sobre ello? ¿Dice esto Alfrieda Carlotta Emerson?"


"No."


"¿Entonces cómo sabes que soy yo?"


Sus ojos rodaron hacia arriba cuando ella pensó durante un momento. "Lo sé porque soy 'el Guardián. '"


Esto no tenía absolutamente ningún sentido para mí. "Y el Guardián..."


Kizzy rió. "Busca a la chica cuya palma lleva el signo de la estrella. Esta eres tú, Allie. Devolverlo no es una opción. El no hacer caso de la profecía crearía un desequilibrio en el universo. Cosas terribles podrían pasar... muerte, desastre."


¡Whoa! Esto era demasiado extraño. "¿Muerte? ¿Desastre?" Mi voz era chillona con la ansiedad. "Que... que... quien... ¿quién?"


Yo soné como búho demente pero no podía dejar de tartamudear.


Sonó la puerta principal abierta y una rubia esbelto paso, sus ojos pálidos azules parpadeaban hacia adelante y hacia atrás entre Kizzy y yo. Ella llevaba una camiseta sin mangas blanca metida en vaqueros apretados de piel, botas de motociclista negras y se movió con largos, sinuosos movimientos de una serpiente hermosa. Ella puso una pose, apoyando su cuerpo lánguidamente contra el marco de la puerta, tiro de su cadera, un brazo doblado sobre su cuerpo, el otro señalando directamente a mí.


"Debes de ser la pequeño amiga de mi madre, ¿Allie? ¿Tengo razón?" Su voz estaba aguda y sin aliento, como una niña que esperaba a Santa Claus.


Sus ojos pasaron arriba y abajo viéndome cuando ella evaluó mi cuerpo, mi ropa y posiblemente lo que había comido para el desayuno. Una esquina de su boca se levanto ligeramente en una breve, insincera sonrisa.


"Yep, esa soy yo," dije." Allie. Tú debes ser Carmel." Nuestras miradas se encontraron. Recordando mis modales, añadí, "Um, es agradable encontrarte."


"Igualmente."


Durante este intercambio, Kizzy se encogido atrás en su silla, su cabeza giraba hacia adelante y hacia atrás entre Carmel y yo.


En una serie de movimientos fluidos, Carmel se separo del marco de la puerta y se deslizó a una silla al lado de su madre. Ella cruzó sus largas, largas piernas y comenzó a balancear una bota vestida de piel.


Supongo que Carmel era una mujer hermosa si te gustan altas, rubias delgadas con rasgos perfectos y cuello de cisne. Pero algo en sus ojos era tan frío y calculador, que envió un estremecimiento de aprehensión corriendo bajo mi espina dorsal.


"Allie solo estaba saliendo." Kizzy me lanzo una mirada significativa.


Bien, yo no tenía la menor idea. Yo sabía que Kizzy me quería fuera de allí pero no me moví. Ni siquiera una pequeña contracción. Me sentía incómoda sobre dejarla a ella sola con su hija. ¿Qué extraño era esto?


"Oh, maldición," Carmel dijo de con su voz de niña. "Yo esperaba que Allie y yo podríamos llegar a conocernos la una a la otra. Tener una pequeña charla de chicas."


"Seguro. No tengo ninguna prisa. Conversemos." Kizzy me frunció el ceño y tiró su cabeza hacia la puerta. No le hice caso.


Carmel le volvió una pálida mirada a Kizzy luego regreso a mí, volviéndose a posar en mi desteñida, camiseta rosa de Fighting Pea Hens y mi mano que cubría el bulto que era la moonstone metida dentro. Estreché mis ojos y sostuve su mirada fija, bajando mi mano y colocándola en mi bolsillo. Su pie siguió balanceándose hacia adelante y hacia atrás. Atrás y adelante. Para una mujer que quería una conversación de chicas, ella era notablemente silenciosa. A pesar de la tentación de llenar el aire muerto con chismes, mordí mi labio y espere.


Finalmente, dejó de balancear su pie, desdobló sus piernas y se puso de pie. Un paso largo la trajo a mi espacio personal. Oí a Kizzy dar un pequeño hipo de alarma. Me reforcé. ¿Era esto la amenaza que vi en su cara o estaba a punto de participar en nuestra prometida " charla de chicas"? ¿Una consulta de moda o un agarre de un vaso pequeño? No sabía la respuesta, me preparé para lo peor. Después de todo, yo había roto la nariz del matón más grande en Peacock Flats. Una rubia alta, flaca debería ser un pedazo de torta.


Yo no podía haber previsto lo que pasó después. Ella extendió sus largos dedos huesudos - sus uñas estaban mordidas hasta las protuberancias, no se veía bien para una chica glamorosa – y tiro bajo mi barbilla. Lo juro por Dios.


"Bien, no es esta solo la cosa más linda que alguna vez hallas visto," dijo ella con una sonrisa encantadora. Esta se parecía a una verdadera.


Exhalé fuerte, aliviada de que no tendría que aplanar su nariz perfecta. "Esa soy yo. La cosa más linda que alguna vez hallas visto."


Ella miró atentamente en mis ojos. "¿Llevas lentes de contacto verdes? Ese color de verde no es natural." Yo no sabía que responder, entonces pestañeé mis ojos de color-freaki y sacudí mi cabeza.


Kizzy dijo, "Los ojos Verdes ven cosas que otros ojos no pueden ver."


Carmel dio un resoplido poco femenino. "Sí, correcto, madre." Ella se inclinó más cerca y susurró, "Mierda mágica. ¿Verdad?"


Me reí nerviosamente. ¿No había pensado exactamente la misma cosa?


"¿Entonces que ven tus ojos?" Carmel preguntó.


"Oh, solo las cosas usuales." Me resistí al impulso de decirle sobre Blaster y la pluma del comisario Philpott.


Ella recogió un mechón de mi pelo y lo estudió curiosamente. "¿Alguna vez has pensado en teñir tu pelo?"


"Uh, no." Miré alrededor por cámaras ocultas. Esto tenía que ser un reality show.


“!TEDDY¡" Carmel gritó.


Comencé a sentirme violentamente. Ella seguía adherida a mi pelo.


“!Ven aquí!"


Oí una respuesta barítona chillona, "Sí, bebé. ¿Que necesitas?"


Miré detenidamente alrededor de Carmel que no era fácil considerando que ella tenía un apretón de muerte sobre mi pelo. Un alto, tipo bien-formado con el pelo negro vino con una cola de poni – no muy diferente a la mía-pavoneándose por la puerta, agarrando un cigarrillo encendido entre los dedos de su mano derecha. Sus vaqueros descoloridos azules se adhirieron a sus muslos musculosos y llevaba un chaleco de motocicleta de cuero sobre su pecho desnudo. Él comprobó mi cuerpo con sus parpados-caídos ojos cafés. Sinceramente, yo estaba un poco harta de la cosa de evaluación de cuerpo entera.


Carmel liberó mi pelo y se alejo. "Dame la moto. Quiero darle a la niña un aventón a su casa."


Teddy sonrió con satisfacción. "De ninguna manera, bebé. La llevare. No puedes manejar la moto. Es demasiado grande para ti." Él le dio una sonrisa torcida y añadió, "A diferencia de algunas otras cosas."


Kizzy chasqueo en desaprobación y Carmel se erizó mientras me imaginé a Teddy y yo a horcajadas en su motocicleta, adhiriéndome a su pecho desnudo, mi pelo no teñido azotándose violentamente hacia adelante y hacia atrás a través de mi cara cuando pasamos rápidamente abajo del camino de Peacock Flats.


Carmel camino hacia Teddy. Ella no se detuvo hasta que ellos estaban punta a punta. "Escucha, ¡tú gran idiota! ¡Aquella moto es mitad mía! ¿Piensas que no puedo manejarlo? ¡Bien, maneja esto!"


Ella extendió su dedo medio y lo empujó en su cara. Teddy parpadeó y dio un paso atrás.


Me aparté de la barandilla. "Está bien. Mi mamá me mataría si subiera a una motocicleta. Aprecio la oferta, aunque" Dije la verdad. Faye no tenía muchas reglas pero "ninguna motocicleta" era importante. "Solo correré a casa. Enserio."


Retorciéndose bajo la mirada fulminante de Carmel, Teddy se retiró de la casa.


Kizzy se levanto. "Te acompañare a la puerta, Allie."


Ella esperó hasta que nosotras alcanzamos la cerca antes de hablar. "La única vez en que ellos vienen aquí es cuando ellos necesitan dinero."


"¿Se los das?"


"Este es el único modo de deshacerse de ellos." Kizzy echó un vistazo sobre su hombro. El pórtico estaba ahora desprovisto de gente. Al parecer Carmel había seguido a Teddy en la casa. "No tengo el tiempo para decirte la historia entera ahora, pero se cuidadosa. Carmel quiere aquella moonstone. Ella sabe que su abuela lo usó para acumular riqueza y figura que ella puede hacer la misma cosa. He tratado de decirle sobre la profecía, que es peligroso..."


El rugido sordo del motor de una Harley Davidson detuvo a Kizzy a la mitad de la frase. Teddy, ahora llevaba unas gafas de sol reflejantes, vino precipitadamente alrededor del lado de la casa sobre una brillante motocicleta plateada, sus ruedas revolvían pedacitos de pasto y dejaban surcos fangosos en su estela. Cuando llego al frente de la casa, Carmel apareció por la puerta principal y gritó, "¿Dónde diablos crees que vas?"


Kizzy lanzo un suspiro desanimado. "Allie, no renuncies a la moonstone. Pienso que los efectos desagradables disminuirán. Por favor, inténtalo. Es importante. Ahora vete." Abrió la puerta, me empujó por ella y la cerró. Pensé en la profecía, la forma en que Kizzy miro cuando ella dijo, "Muerte y desastre." La miré por la puerta. "¿Si no lo hago, realmente pasará algo terrible?"


Ella no dijo, "Tal vez". Ella no dijo, " no sé." Kizzy me miró directamente a los ojo y dijo, "Sí."


Tanto por la devolución de la moonstone. Cuando Kizzy emprendió el regreso hacia la casa recordé la otra razón de mi visita. "Kizzy," la llamé suavemente. "Averigüé el nombre de mi papá. Es Mike Purdy."


A Kizzy le gustaba navegar por Internet y siempre había prometía que si le daba un nombre, ella localizaría a mi padre.


Ella levantó una mano en contestación. Murmuré mi agradecimiento y corrí a casa.


Más tarde esa noche, con Faye rápidamente dormida en su habitación, me senté en la oscuridad, cruzando las piernas en el sofá, y probé mi resolución. Miré fijamente la moonstone en mi palma, su superficie era brillante, no por su luna de tocayo, sino por la luz débil del patio oscuro en el borde del pasto de Blaster. Robar mi mente contra las olas de vértigo que yo sabía que seguirían, mis dedos poco dispuestos moviéndose hacia la moonstone para agarrarla, moviéndola en un simple clic. Mi mano se cernió sobre la piedra y se detuvo cuando oí el sonido inconfundible de una motocicleta Harley Davidson en el camino de la entrada del Tío Sid, detenido durante unos pocos largos momentos luego rugió lejos, el sonido de su motor se perdió en la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario