12 oct. 2009

Moonstone capitulo cuatrro

Hola a todos y a todas. Se que esta novela que estoy traduciendo la he dejado muy relegada pero es que he estado ocupada con unos asuntos personales.

Hablando de otra cosa necesito ayuda para seguir traduciendo este libro, que aunque pense que lo podria hacer yo sola no puedo, Asi que porfa si pueden ayudarme dejenme su comentario en el C-box o manadenme mejor un correo a lualcu37@hotmail.com.


Bueno les dejo ya que lean. Espero su ayuda.


........................................................................................................................................................................................

Tengo una confesión que hacer. ¡La Moonstone me asusta, mierda la quiero fuera de mí! Vamos, solo soy una niña, y esto no parece tener un manual de propietario. ¿Qué espera de mi Kizzy que haga con un viejo trozo grande de joyería que al parecer arruinó la vida de su madre? ¿Frotar la piedra, girar alrededor de ella tres veces y esperar que el genio aparezca?¿Colgarla alrededor de mi cuello y llevarla al instituto John J. Peacock? ¡No lo creo!


Tales eran mis pensamientos todo el día viernes. Es decir, cuando podría concentrarme, con las visiones de Carrie crucificando a su madre con instrumentos de cocina bailando lento en mi cabeza. Sí, yo pase la noche con Kizzy llegando a la conclusión con las visiones de Carrie. La vieja película de horror de Stephen King influencio en mí, pero Kizzy dijo que esto era una parte crucial de mi educación.

"Es importante que recuerdes las consecuencias de emplear mal el poder," Kizzy insistió cuando la película terminó. Ella dijo que estaría bien después de hacer "el juramento". Enserio. Sé que esto suena al hokey, pero coloqué una mano en mi corazón, levante la otra al cielo y prometí no hacer ninguna mala obra. ¿Cuándo le pedí que explicara - las malas acciones que había jurado no hacer relacionado con mi poder telekinetico o la Moonstone? - ella dijo, "Todo será revelados en el momento adecuado."

En cuanto a la Moonstone, no era una decisión difícil. No necesitaba más magia en mi vida. Cuando llegué a casa de la escuela el viernes, lo metí en un tubo de calcetín y lo guardé en el espacio debajo de mi sofá-cama. Junto a la foto del hombre que creía que era mi padre, una foto que yo en secreto había levantado del escondrijo de Faye.

Desde que he sido lo bastante grande para notar el espacio en blanco sobre mi acta de nacimiento, yo estuve insistiendo fuertemente a Faye con variaciones sobre el tema "¿Quién es mi Padre?". Otro del que suspiro en disgusto y dijo, "Dame un descanso, Allie," Faye mantuvo sus labios cerrados.

El sábado por la mañana, también conocido como " el día del vertedero," Faye y yo avanzábamos con el largo zumbido del motor, remolcando nuestra casa detrás de nosotras, yo detrás del volante, Faye en el asiento de pasajeros. Conduje porque Faye pensó que si alguien la viera conducir, ella sería considerada apta y saludable y Dios sabe, la última cosa que ella quería era estar saludable. Su errónea lógica estuvo a punto de mordernos en nuestros colectivos topes.

Dado que yo no tenía una licencia, estuve verdaderamente tensa durante la primera parte del viaje al Parque de Remolque del Amistoso Fred, donde vaciamos nuestros tanques cada semana. Con el fin de acceder al camino escasamente-transitada a la carretera, tuve que conducir la primera milla sobre la carretera de dos veredas que une a Peacock Flats con Peacock Heights.

Yo lo estaba haciendo bien hasta que nosotras pasamos cerca de Lewis y Clark, los Labrador Retrievers del Tío Sid, que amaban vagar. Ellos aparecían en sitios como la piscina en el parque de la ciudad o el Desfile de Frutas anual. Durante el desfile del año pasado, ellos habían trotado felizmente junto a la carroza real, un frutero gigantesco con la Reina Melocotón, el Príncipe Ciruela y la Pequeña señorita Cereza Marrasquino encima. Cuando la carroza se detuvo para que las chicas pudieran lanzar dulces, Lewis y Clark hicieron pis sobre las falsas uvas gigantescas y bufando encima de todo los dulces.

Yo estaba casi saliendo cuando descubrí a los perros que estaban de pie en un camino de la entrada ladrando con furia a algún viejo que trata de recuperar su periódico. Yo solo no podía conducir y por dejarlos. ¿Podía?

Salí fuera del asiento abandonando la mayor parte del camión sobre la carretera. No me tomó mucho tiempo comprender el problema. Uno de los perros había dejado caer una pelota de tenis sobre el camino de la entrada y los ladridos querian decir, " ¡Aw!, vamos. Lánzalo para nosotros."

Pero el Viejo no lo consiguió. Él agitaba su traje y gritaba, "¡Shoo! Fuera de aquí bleep, bleep, bleep bolso de pulgas." Él hizo una pausa de vez en cuando para llamar sobre su hombro, "Vera, ¡llama al 911! ¡Diles que tenemos en nuestro camino de entrada furiosos perros!"

Por suerte, Vera no se veía en ninguna parte. Baje del camión. "Señor," grité. "Ellos solo quieren que usted lance la pelota. Si usted lanza la pelota, puede conseguir su periódico."

Entonces él lanzó la pelota. Hacia fuera en medio de la carretera.

Lewis y Clark saltaron después. Poco después, ellos jugaban lejos- manteniéndose sobre la línea amarilla. Coches de ambas direcciones gritaban cuando paraban.

Agarré a Lewis por el cuello y grité a Faye, "yo necesito un poco de ayuda por aquí. " Faye se deslizó hacia abajo en su asiento. "No puedo. Alguien podría verme."

"Oh, bien," refunfuñé. "Espías del gobierno." Faye estaba convencida que los federales tenían personas que acechaban en Peacock Flats tratando de atraparla en el acto de comportarse como una persona normal, entonces ellos podrían negar su solicitud para discapacidad.

Con tan solo un perro vaquero en el trabajo, eran unos buenos cinco minutos antes de que yo levantara y el tirón sobre del remolque y lo cargara detrás de la parte trasera de la camioneta. No es un trabajo fácil, sobre todo cuando un tipo en su Lexus dando bocinazos con su claxon, volteándose hacia mí y gritando, "¡MUEVAN ESE TRAILER!"¿Quién dice que la gente del campo es más agradable que la gente de la ciudad?

Inmediatamente supe que estaba arruinada, que con teléfono móvil, el Viejo Tipo y muy posiblemente Vera. "MUEVE ESE TRAILER " zumbaba en mis oídos, salte en la camioneta y aterrice sobre la parte superior de Faye, que se había movido al lado del conductor durante el rodeo. Ella grito en la sorpresa cuando pase por encima de ella al lado de pasajeros. "¡Vamos! ¡Vamos!" Grité.

Una de mis piernas todavía estaba tendida sobre el regazo de Faye, la otra envuelta alrededor del cambio de marcha en el suelo. Desde mi posición semi-reclinada grité, "El embrague, golpea el embrague," cuando traté desesperadamente de encontrar la primera velocidad. Sentí gotas de sudor brotando de mi frente mientras Faye murmuró, "¡Oh Dios! ¡Oh Dios!"

Después de una serie de empujones y sacudidas que comenzamos a dar hacia fuera en la carretera con un desfile de coches después de nosotras. Nosotras solo tocamos el tercer embrague cuando oímos la sirena. Por suerte nuestro desvío estaba justo adelante. Faye giró demasiado rápido entonces fue lo necesario. Con el remolque dando coleteadas violentamente detrás de nosotros, patinamos a una parada sobre el camino de grava.

Faye y yo miramos detenidamente en los espejos de lado de gran tamaño y vimos al comisario Richard Philpott marchar hacia nosotras, con una mano que descansaba sobre su arma enfundada. Así es, nada menos que el padre del malvado troll Cory Philpott, el único oficial que aplica la ley en Peacock Flats. ¿Pero realmente, era un embotellamiento sobre una carretera rural un delito de disparo?

Faye pellizcó sus mejillas y erizo su pelo. "Solo quédate calmada, Allie. Yo me encargare de esto."

"Ve por él," dije.

Sentí una oleada de alivio. Faye, a diferencia de mí, sabía coquetear. Primero, la risa completa con hoyuelos profundos en ambas mejillas, entonces la mirada de reojo, sus ojos inocentes azules que espiaban tímidamente a través de sus largas, y revoloteantes pestañas. Si ella quisiera, Faye podría encantar al mismo demonio. Pero, desafortunadamente para nosotras, nosotras teníamos hacerle frente al comisario Philpott, no el demonio.

Él era un pequeño tipo que trataba de parecer grande con su sombrero Stetson y botas camperas de tacón alto. Él llevaba gafas de sol reflejantes, que él totalmente no necesitaba porque su enorme sombrero bloqueaba el sol así como la mayor parte de su cara. Lo que con el sombrero grande y gafas de sol, los únicos rasgos faciales visibles eran un par de labios secos y una barbilla puntiaguda con una barba tenue.

Me defendí en un gorgoteo de risa inapropiada. "Beee, este es el Brusco Macho cabrío," gemi suavemente en el oído de Faye mientras desenredábamos nuestras piernas.
Por un ataque de risas tontas Faye susurro, "No es un buen momento para ser una sabelotodo, Allie."

"Buenos días, damas. La licencia y el registro, por favor," resonó su voz rica, profunda tan llena de la autoridad que Faye y yo enseguida nos pusimos serias.

Él cambió un mondadientes de una esquina de su boca a la otra mientras Faye se inclinó en la ventana abierta e hizo sus cosas. Mientras ella charlaba con él, recuperé la licencia de Faye de su monedero y hurgue alrededor en la guantera por el registro.

El comisario Philpott examino atentamente los documentos antes de entregárselos de nuevo a mi madre. Luego empuje uno de sus brazo a través de la ventana y me señaló. "Ahora usted, señorita," el bramo. "Sé de buena fuente que estaba detrás del volante cuando ocurrió el desgraciado accidente del perro frente a la casa del alcalde."

"La casa del alcalde," repitió Faye. "Excelente. Simplemente genial."

Me sorprendí balbuceando, "Bueno usted verá, señor, por lo general no conduzco, pero mi madre no se sentía bien y es realmente importante que nosotras lleguemos al vertedero de remolques porque si no lo hacemos, pues usted sabe, las cosas comienzan a reforzarse y..."

"¡Silencio!" él ladró.

Reprimí una risita histérica. El Mago de Oz estaba vivo y bueno, allí mismo en Peacock Flats.
Philpott me miró fijamente durante un momento largo. "¿Usted es Allie, correcto? ¿La muchacha que rompió la nariz de mi hijo?"

Faye hablo rápidamente. "La provocaron."

Philpott dijo, "Sí, soy consciente de esto." Él hizo una pausa y acarició su escasa barbilla. Contuve la respiración, mi corazón estaba en mi garganta. Finalmente él dijo, "Señorita, estoy familiarizado con su situación. ¿Usted piensa que nunca le he visto conduciendo el sábado por la mañana? Yo siempre miraba a otro lado debido a, uh, su situación. Pero el alcalde es realmente cocido por echar vapor. Voy tener que hacerte una multa."

Él alcanzó su bolígrafo en el bolsillo de su camisa. Faye gimió.

"La próxima semana tendré quince. Prometo que conseguiré el permiso de un principiante," chille.

Odiaba la desesperación que oí en mi voz. Pero el hecho era que, nosotras no teníamos el dinero para pagar la multa. Seguramente Faye podría tomarlo prestado del Abuelo Claudio. Pero Faye odiaba al Abuelo Claudio - ella no me decía por qué - y el dinero que tomaba prestado de él la enviaba a un ataque sin parar de llorara seguido por no dejar de maldecir seguido de dos días de sueño profundo, de muerte. Yo no podía soportarlo. Tenía que hacer algo y rápido. Me incliné hacia la ventana abierta y me enfoqué en la pluma del comisario.

Ninguna multa, pensé, con mi mirada fija ardiente en la pluma. Ninguna multa.

Oí un ruido de zumbido leve, marcado por el doloroso ruido sordo de mi corazón. Me concentré fuertemente. El zumbido se hizo más fuerte mientras los bordes de mi visión se oscurecía hasta que vi sólo la pluma iluminada por una luz misteriosa, verdosa. ¡Ninguna multa!, pensé desesperadamente.

El tiempo pareció detenerse durante un momento y luego, en el lento movimiento, yo vi moverse la mano del comisario en la luz brillante alrededor de la pluma. Cuando sus dedos se cerraron alrededor de ella, la pluma fue lanzada a chorro de sus manos y tiro hacia arriba como un cohete. Nosotros tres miramos hacia arriba cuando esto se elevaba en el sol brillante de la mañana, hizo un par de lazos perezosos y cayó a la tierra.

Faye jadeó en la sorpresa. La mandíbula de Philpott se cayó y su mondadientes se cayó a la tierra.

"Que el..." él comenzó.

"Wow," dije. "¿Cómo pasó esto?"

Él bajó sus gafas de sol y miró fijamente en mí con ojos pálidos, sospechosos. "Nunca paso antes." empujó sus gafas y se inclinó para recoger la pluma. Cuando él alcanzó a ella, esta pasó rozando lejos. "¡Alto!" él ordenó, saltando después de ella. Él alcanzó a ella otra vez sólo para hacer que se estire de su alcance. Y otra vez. Finalmente, con un rugido de rabia, él levantó un pie y piso muy fuerte a ella, una, dos, tres veces. Respirando con fuerza, él desfundo su arma y apunto al delgado, lleno de tinta tubo y la cáscara astillada de plástico.

"Pienso que está ya muerta, señor," gorjeé.

Faye, que había estado mirando con el horror boquiabierta, me lanzo una mirada de advertencia.

Philpott regreso a la camioneta y miró detenidamente por la ventana abierta. Él acarició su barba tenue. Parecía un poco pálido. "Señorita," él dijo. "Vamos a hacer un trato. Prométame que usted conseguirá el permiso de principiantes, y le diré al alcalde que lancé un registro a usted."

Asentí con mi cabeza tan fuerte que probablemente me parecía a una de aquellas muñecas delanteras de borla. Afortunadamente, el aureola que acompañó mi poder telequinetico había desaparecido.

"Sí señor, sin duda."

"¿Es usted consciente de que tiene que estar registrada para la educación de los conductores antes de que el estado de Washington le conceda permiso?"

Mi corazón se hundió. La clase cuesta dinero que nosotras no tenemos.

"Lo que pasa," siguió el comisario, "Es que estoy calificado para enseñar la clase. Sé que usted puede conducir, Allie. Visite mi oficina y le daré la carta oficial. Pero, no conduzca hasta que usted consigue su permiso."

Rápidamente estuve de acuerdo. Después de expresar nuestra gratitud-Faye acarició su mejilla y le dijo que él era un príncipe entre los hombres – nos fuimos a completar nuestra misión. Faye fue extrañamente silenciosa durante el resto del viaje. De hecho ella no habló otra vez hasta que nosotras aparcamos el remolque al lado del pasto de Blaster.

Ella apagó el motor, cruzo sus brazos y miró fijamente en mí con ojos estrechados.

"Bien, Allie, ¿qué está pasando? Sé que hiciste que la pluma se moviera."

No hay comentarios:

Publicar un comentario