23 oct. 2009

Moonstone capitulo cinco

Bueno Aqui les dejo el capitulo 5 de Moonstone. Tratare de dejar uno cada semana.

Moonstone 5


Miré fijamente en Faye mientras mi mente buscaba una explicación. Algo más que la verdad. Yo estaba muy bastante segura de que Faye no podría manejar la verdad. Pero, soy una mentirosa malísima y Faye podía descubrir una mentira antes de que esta abandonara mis labios.


"Vamos a negociar la información," dije.

Faye parpadeó en la sorpresa. "¿Negociar?"

"Háblame sobre mi padre."

Las mejillas de Faye se inundaron con color. "¿Tratas de hacerme enfermar, Allie? Quiero decir, ¿más enfermo que ya estoy?" Sus ojos brillaron con ira.

Faye, la maestra manipuladora. Alcancé el picaporte de la puerta. "Desengancharé."

Salté del camión y descargue a Lewis y Clark quienes, fieles a sus nombres, corrieron a explorar el nuevo territorio.

Quité las cadenas de seguridad y desaté la conexión eléctrica, ajustando la cuerda con cuidado alrededor de la lengua del remolque. El resentimiento comenzó a cocerse a fuego lento solo debajo de la superficie y di patadas a un neumático con disgusto. Odio el modo en que vivíamos. Faye y yo. Era totalmente al revés. Faye era la mamá. ¿Verdad? La que como se suponía tenía que cuidar de mí, la niña. No funciona así en mi mundo.

Kizzy me dijo que necesitaba darle a Faye cierta holgura. Ella dijo que mi madre intentaba ser mejor considerando lo que ella había sido. Después de una serie de novios perdedores, Faye comenzaba a conseguirlos seguidos. Esto fue entonces cuando el novio número ocho, Jeremy, pronuncio el golpe de gracia. Ella había estado trabajando en Quik Mart y había logrado guardar un poco de dinero entonces nosotras podríamos conseguir un techo real sobre nuestras cabezas. Jeremy, la rata, encontró el dinero y se fue con el. Adiós apartamento. Un poco después, Faye vio un segmento sobre la fibromialgia en Oprah y lo llevo a su cama. Ahora soy yo la que cuida de ella.

"Bien, adelante sácalo," llamé. Traté de mantener mi voz tranquila aun cuando, en este momento, yo estaba furioso con Faye por estar furioso conmigo. Ella pensaba que si ella pillara esa actitud yo me echaría atrás. No esta vez. ¿Y qué si averiguo que mi padre era un asesino en serie? Yo podría soportarlo.

Sin mirar en mi dirección, Faye puso en marcha el motor y tiró de la pick-up en su lugar habitual. Oí la puerta de la camioneta abrirse y cerrarse. No le hice caso y conecté la manguera de agua y baje la manivela de nivelación. Cuando establecí los bloques de concreto - nuestro pórtico-Faye me lanzo una mirada de repugnancia y caminó trabajosamente a una silla de jardín fláccida. Ella se sentó con un suspiro de cansancio. Aquel suspiro lo decía todo. Yo sabía que había ganado.


Antes de que ella pudiera cambiar su mente, abrí el remolque y recuperé la fotografía ocultada al lado de la moonstone.


Puse la foto, boca arriba, sobre la mesa de carrete al lado de Faye. A pesar de que los colores se habían desvanecido, me di cuenta de que el hombre en la imagen tenía el pelo oscuro, rizado y ojos verdes exactamente como los míos.


Faye me miró airadamente. "Has estado en mis cosas."


Le fulminé con la mirada exactamente como ella lo hizo. "¿Qué opción tenía? La única cosa que alguna vez me dijiste sobre mi Papá consiste en que él es moreno." La ira y la frustración, mis cotidianos compañeros, se salieron en aquellas simples palabras. En aquel momento, esto significaba todo lo que estaba mal entre nosotras. "Ni siquiera me dijiste lo que significaba moreno. Tuve que preguntar a mi profesor. Jeez, ¿alguna vez se te ha ocurrido que podría querer saber de dónde vengo?"


Mi voz temblaba con la emoción contenida. Esto se sentía como un taco grande de algodón que estaba pegado en mi garganta. No llores, Allie.


"Quiero decir, mira a nosotras dos" dije. "Es como que no estamos relacionadas. Eres pequeña y con bonito pelo rubio y ojos azules. Yo soy alta, delgada y oscura. ¡Sí, moreno! Tal vez no soy tuya en absoluto. Tal vez alguien no me quiso y me abandonó en un cubo de basura. Tal vez encontraste a esta moreno y pequeña bebé, y..."


Mi voz chirrió luego se desvaneció totalmente. Faye se levantó y llego para mí. Ella me tiró en sus brazos y me abrazó, que era un poco incomodo porque yo era más alta que ella. Sentí su aliento cálido y sus lágrimas calientes sobre mi cuello.


Después de un momento largo ella susurró, "Desde luego eres mía, tu pequeña niña tonta. Nunca dudes de ello." Ella me liberó. "Además, si yo te hubiera encontrado en una basura, nunca hubiera dejado a tu abuelo llamarte 'Alfrieda Carlotta.' ¿No es esto prueba suficiente?"


Ella sonrió a través de sus lágrimas y me reí tontamente. "Creo que sí." Seque mis ojos.

Faye se instalo en la silla de jardín. Le di la imagen y me posé en la mesa de carrete. Su mano temblaba ligeramente cuando ella examinó la foto. Miré fijamente en su cara, tratando de leer su expresión. Ella mordió su labio y parpadeó con fuerza. ¿Lamento? ¿Rabia? Yo no podía decirlo.

"Esto dice 'Yo y Purdy' atrás," indiqué, esperando preparar la bomba. "¿Es aquel su nombre? ¿Purdy?"


Yo sabía los detalles de la foto de memoria porque la miraba cada noche antes de que yo fuera a dormir. Faye estaba vestida con vaqueros y un pequeño top, una explosión de pelo rizado rubio que caía en cascada sobre un hombro. Algo sobre la curva de su mejilla, la dulce, confiada mirada de inocencia en su cara siempre se aferro en mi corazón. Ella le sonrío a un hombre alto, oscuro que miraba fijamente hacia el frente. Su brazo derecho estaba alrededor cubriendo los hombros de Faye, el izquierdo extendido hacia la cámara, la palma hacia fuera. Tomé el gesto como diciendo que él no estaba contento sobre tomarse una fotografía.


Faye suspiró y me devolvió la foto. "Mike Purdy. Este es el nombre de tu padre. Todo el mundo lo llamaba Purdy. Esto fue tomado antes..." Su voz se apago.


"¿Antes de qué? ¿Antes de que estuvieras embarazado de mi?" Oí la urgencia de mi voz y esperé que esto no cerrara a Faye.


"No," dijo. "Antes de que las cosas se fueran al diablo. Yo sabía que estaba embarazado cuando esta foto fue tomado." Ella agarró mi mano y finalmente encontró mis ojos. Se pareció a mirar un océano de dolor. "Yo era feliz sobre el embarazo, Allie. Quiero que sepas esto."


Tragué con fuerza. "¿Qué pasó?" Otra vez, mi voz se ahogo con las lágrimas.


"No estoy orgulloso de mi pasado," dijo Faye. "Las cosas estaban mal en casa. Yo no podía soportarlo así que me escapé cuando yo tenía diecisiete años."


Quise saber más sobre el Abuelo Claudio, a quién no me permitían ir a visitar, pero contuve mi lengua.


"Pedí ayuda para viajar a Seattle y conseguí un trabajo en Denny's, lavando platos. Una de las camareras le gustaba la fiesta. Así es como conocí a Purdy. Tenía un pequeño apartamento en la universidad del distrito. Me fui a vivir con él. Dijo que era un estudiante, pero Nunca lo vi abrir un libro."


Hizo una pausa, y su rostro se tensó. "Siempre había un montón de dinero pero él no me quería hablar sobre ello. Dios, yo fui una niña estúpida. Me encantó Purdy. Pensé que me quería."

"¿Así que te dejó?"

"Oh, sí, él rompió conmigo. Cuando su familia averiguo que yo estaba embarazado, ellos amenazaron con cortarle el paso. Él de repente decidió que no estaba listo a ser padre. Entré en el trabajo al día siguiente."

"Podías haber pedido apoyo infantil," protesté. "Tal vez todavía puedes."

Ella soltó mi mano. "Yo sabía que dirías esto. Escúchame, Allie. No vamos a pedirle dinero. Su familia trató de pagarme. Les dije que yo nunca tomaría un centavo de ellos."


Miré fijamente a mi madre, sin palabras. Yo había invertido tanto tiempo en enojarme con ella y enojarme en el modo en que vivimos, que nunca se me ocurrió que ella tenía ese carácter. De acuerdo, esto se había derrumbado un poco durante los años. Pero a los diecisiete y embarazado sin el dinero y sin esperanzas, ella había expulsado a mi padre y su familia rica a la cera. Muy impresionante.


Rodé un mechón de pelo y escogí mis palabras con cuidado. "¿Alguna vez ha tratado él ponerse en contacto contigo?" El resto de la frase- "¿y preguntar sobre mí?"- siendo tácita.


"No." Su labio se curvo con disgusto. "Ni una sola vez."

Estudié la foto otra vez. "Tal vez él no sabe dónde encontrarnos," dije, todavía adhiriéndome a mi sueño de una reunión padre-hija.

"Estas desesperada, niña." Faye sacudió su cabeza con desesperación fingida. "Hey, fue suficiente de Purdy. Ahora es tu turno. ¿Cómo hiciste que se mueva la pluma?"

"Oh, eso." Me levante y me estiré como si yo no tuviera cuidado en el mundo entonces baje y me sentó con las piernas cruzadas sobre la mesa de carrete. "¿Prométeme que no te afectara?"

Faye rodo sus ojos.

Tomé una respiración grande, lo saque y comenzó. "¿Recuerde cuándo Blaster corrió hacia atrás?" Ella asintió.

"Esto fue cuando esto comenzó. Kizzy piensa que mi tercer ojo se abrió cuando golpeé el cercado eléctrico y..."

Derramé mis tripas. El poder telequinetico, el cristal volando, el incidente con el comisario Philpott. Todo eso.

Faye escuchó atentamente. "¿Realmente puedes mover cosas con tu mente? ¡Muéstrame!"

"No puedo hacerlo a la orden. Esto tiene que ser una situación desesperada." Algo brilló en los ojos de Faye. Algo mañoso y astuto. "Vamos, Allie, dale un intento. "

Ella señaló la manguera que estaba al lado del remolque. "Mira si puedes mover aquella manguera. Debería ser un pedazo de torta. Después de todo, hiciste que un toro corriera hacia atrás."

Presioné mis labios y actué como si tratara de mover la manguera, tratando de ganar tiempo mientras trataba de averiguar el orden del día de Faye. Yo estaba bastante segura que ella lo tenía.

El momento justo, el escenario siguiente apareció en color vivo y se reprodujo en mi cabeza como una película: Faye, fascinada con la perspectiva de ganar dinero fácil, forzándome a una vida de delincuencia. Veinte billetes de dólar volando fuera de las cajas de efectivo. Faye y yo corriendo, tirando de nuestra casa detrás de nosotras.


Pensamientos locos. Totalmente ilógico. ¡Vamos! ¿La mujer que rechazó tomar una fina moneda de diez centavos de la familia de mi padre usa a su hija para su beneficio personal? ¡De ninguna manera! Pero entonces otra vez, la vida había golpeado a Faye directamente entre los ojos. Yo desesperadamente quise confiar en mi madre, pero no podía quitar el sentimiento de que yo había cometido un error terrible.


Gracias a Dios la manguera no se movió. Ni siquiera un diminuto desliz.


"Te dije que no podía hacerlo. Los súper poderes no deben ser tomados a la ligera." Traté de sonar enojada y superior, como la Sra. Burke cuando ella nos regaña por dejarla en ridículo alrededor en la clase.

"Tal vez algo más pequeño, " dijo Faye.


Cuando su mirada se fijo sobre la fotografía, comencé a balbucear en un esfuerzo por distraerla. Un torrente de palabras salieron rápidas por la vía de mi cerebro directamente a mi lengua sin el beneficio del pensamiento. En algún sitio en aquella conversación confusa debo haber mencionado la moonstone. Los ojos de Faye se ensancharon con la sorpresa.

"¿Te lo dio ella? ¿Dónde está?"

"Bajo el sofá," mascullé.

"¡Ve por el!"

Caminé trabajosamente en el remolque con la esperanza de que no se caería en el agujero gigantesco que yo acababa de cavar. Por supuesto, yo no tenía ninguna idea de cómo trabajaba la moonstone. Voy a dejar a Faye revisarlo, saco esto de su sistema luego lo meto otra vez.


Levanté el sofá y recuperé el calcetín que contenía el pendiente de la moonstone. Mi estómago hizo un pequeño capirotazo extraño cuando la sostuve en mi mano. Era caliente al tacto, como si estuviera vivo. Yo podía sentirlo por el calcetín. ¡Demasiado espeluznante!

Lo puse en el regazo de Faye. Ella quitó el pendiente del calcetín y lo puso en la palma de su mano.

"¿Extraño cómo se siente caliente, huh?" Miré su cara.

Las cejas de Faye se levantaron con sorpresa. "¿De qué hablas? Esto esta frío como el hielo."

Me encogí de hombros, no queriendo reconocer lo obvio. Sólo se sintió caliente para mí.

Ella frotó un dedo a través de la moonstone. Esto cogió la reflexión del sol y destelló con el fuego del cielo de arco iris. "Interesante arreglo." Faye señaló en las marcas extrañas grabadas en la plata pesada esterlina que rodeaba la moonstone. "Se parece a un diseño. ¿Qué crees que significa?"


Faye empuja la moonstone hacia mí. Retrocedí ligeramente pero me forcé a mirarlo. Realmente mirarlo. Ella tenía razón. Había un diseño. Tres estrellas grabadas seguidas de tres líneas verticales, onduladas que se parecían serpientes diminutas. Cada juego de símbolos aparecía tres veces.

"No tengo idea," dije. "Probablemente no significa nada."

"Claro que si," dijo mi madre. "De lo contrario no sería magia."

Ella comenzó a manipular la moonstone, examinando la parte de atrás, pasando su dedo alrededor del borde.


Me molestó que mi madre estuviera tan dispuesta a suspender la creencia y saltar en el maravilloso mundo de magia. Ella necesitaba comprobar que era real. Tal vez lo hicimos.


"La madre de Kizzy tenía algunas cosas malas le pasaban. Ella tuvo que culpar algo, entonces ella culpó a la moonstone. Esto es solo un trozo de roca, Faye, no la magia."


Faye alzó la vista en mí y sonrió abiertamente. "Un trozo de roca que se mueve."

Ella sostuvo el pendiente por su cadena y extendió su brazo. La moonstone se balanceaba hacia adelante y hacia atrás en el espacio entre nosotros.

"¿Qué?" Mi cabeza se movía de un lado a otro, siguiendo el arco. El extraño brillo de luz sobre la piedra redonda estaba perfectamente alineada con las tres estrellas directamente encima de ella.


"Ahora, mira esto." Los dedos de Faye se cerraron alrededor de la piedra. Ella lo giró en el sentido de las agujas del reloj en su entorno. Oí un chasquido débil. "La piedra no sólo se mueve a una nueva posición, la luz se mueve con ella. ¿Extraño, huh?"


Ella tenía razón. La luz ahora señalaba en las líneas onduladas en vez de a las estrellas. Mi mente buscó una explicación lógica. "Tal vez esto se abre," dije. "Tú sabes, como un medallón."

"Esto no lo hace. Inténtalo."

Antes de que yo tuviera el tiempo para reaccionar, ella resbaló el pendiente sobre mi cabeza. "Deberías llevarlo."

"Sí, sí." Yo sabía era inútil discutir. Además, ¿cómo podía tenerle miedo a una joya? Resbalé el pendiente dentro de mi camiseta y sentí su calor apretarse contra mi corazón.

"Es tiempo para almorzar," dije.


Estuve de pie, mi mente ahora se enfocó en el gruñido de mi estómago. De pronto, la tierra bajo mis pies cambio como si el mundo decidiera cambiar su órbita. Tiré mis brazos y grite en la sorpresa. La sensación se parecía a caminar sobre una tabla pensando que era sólida, pero entonces esto se mueve y una pequeña emoción de miedo se dispara por tu cuerpo cuando tratas de recuperar el equilibrio. Exactamente así.


Faye se elevó medio agachada. "¡Allie! ¿Qué está mal? estas blanca como una hoja."

"Estoy bien," dije. "Solo hambrienta."


Con las piernas temblorosas, me moví hacia el remolque. Yo estaba bastante segura de lo que había causado mi momento de Inclinación-en-vértigo. Pero tuve que escaparme de la mirada curiosa de Faye. Di un paso en los bloques de cemento y entre al remolque, mis dedos alcanzaron la moonstone. Me senté sobre el sofá y con cuidado giré la piedra en sentido contrario a las agujas del reloj con un chasquido. Mi mundo volvió a la normalidad.

Como yo quería mantenerlo así, sabía lo que tenía que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario